Mercado de Coyoacán


Descubre la historia de uno de los icónicos mercados de la CDMX.

blog image
En el año 1900, un primer “establecimiento” estaba conformado por una serie de puestos ambulantes que se colocaban al costado norte de la Parroquia de San Juan Bautista, donde después se instalaron unos curiosos kioscos hechos de madera, con techumbre a doble agua y tejas, conocidos por los vecinos como “las barracas”.

Con la entrada del nuevo siglo y los proyectos de modernidad patrocinados por el gobierno del General Díaz, el “Tianguis” se vio afectado por la colocación de las vías del tranvía, pues la ruta marcada pasaba a pocos centímetros de los puestos, lo que era un gran peligro para todos.

Por ello en 1907 se decidió que el mercado de Coyoacán se trasladara a la plaza de la Conchita, pero los vecinos de los alrededores se opusieron rotundamente al cambio, incluso impidieron que los comerciantes se instalarán. Por lo que Porfirio Díaz tuvo que comisionar a Arturo Ibáñez, Director de Obras de la ciudad, para cancelar de forma inmediata la orden. 

El proyecto del mercado de Coyoacán tuvo un costo de 30 mil pesos y se tenía previsto que se inaugurara en 1911, pero la construcción se retrasó, provocando multas a los constructores, siendo hasta finales de 1912 que abrió sus puertas. El lugar se nombró “Mercado Luis Mondragón”, en honor a quien fuera presidente municipal de Coyoacán.
Para este momento, éste había rebasado por mucho su capacidad, los locatarios tomaron las calles aledañas, Cuauhtémoc, Aguayo, Malintzin, llegando incluso hasta Belisario Domínguez, por ello se decidió buscar un lugar más amplio para que albergará a todos los comerciantes.

El diseño y la construcción del mercado de Coyoacán inició en 1955 y quedó a cargo de los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Félix Candela, quienes contaron con la colaboración de Rafael Mijares. La concepción de la idea se realizó a partir de la configuración de los “Tianguis ambulantes”, donde se empleaban toldos de lona para cubrir a los clientes y a las mercancías de las inclemencias del clima.

Dicho proyecto se inauguró el 6 de octubre de 1956. El nuevo espacio estaba conformado por 5 áreas definidas de acuerdo a su uso, en función de las necesidades de los locatarios y de los productos a vender.. La zona techada distribuía en hileras de 4, 6 u 8 locales o “lotes de islas” destinadas a comercios varios. El área al aire libre que conservaba el aspecto de “Tianguis”. Los locales de venta de comida y finalmente el lugar destinado para las oficinas administrativas, sanitarios, bodegas de abasto y la zona de los contenedores de basura.

El mercado funcionó varias décadas de esta forma, pero en 1988 se le realizó una remodelación general con la finalidad de modernizarlo. El cambio más significativo fue que se techó el área al aire libre.

Además de frutas, verduras y artículos de abarrotes típicos en un mercado, en el mercado de coyoacán es común encontrar ropa tradicional de Oaxaca y Chiapas, disfraces de todo tipo y hasta antigüedades de otros países que han estado en territorio mexicano desde hace varios años. Sin olvidar la variedad de dulces típicos mexicanos, juguetes de madera, plantas e incluso locales de tecnología.

Es importante destacar la variedad de comida que ofrece este emblemático lugar, ya sea antojitos mexicanos, comida corrida e inluso mariscos. Otra característica significativa de este mercado es que en cada festividad, los locatarios venden todo lo que necesitas para adornar, cocinar y celebrar en dicha fiesta.
 
Marifer Herrera.
Tianguis.mx